Cuando ayer, al paso por el Patio de los Naranjos escuchaba los acordes de la guitarra de Paco Navarro y Niño Seve, se me vino a la cabeza la gran obra que nuestro Club Trotacalles había logrado montar en este 2017. Podría deleitarme en el gran salto de calidad del recorrido, la calidad de las camisetas, el montaje de nuestros patrocinadores, en como casi 4000 almas recorrieron, a pesar del calor, y disfrutaron cada kilómetro de la carrera. Pero este 2017 quiero resaltar la tramoya, esa sin la cual ninguna obra de teatro, ni la mejor escrita del mundo, se podría ejecutar. Esa tramoya de nuestro club son sus socios, sin los cuales nada de esto se podría haber hecho. A cada acorde de guitarra por el Patio de los Naranjos se me vinieron a la cabeza muchas imágenes de esa tramoya: las primeras reuniones del Equipo Directivo para marcar las líneas maestras de la carrera muchos meses atrás; las reuniones con patrocinadores y con organismos oficiales que nos dieran permiso para plasmar ese bonito recorrido que rondaba en la cabeza del Club Trotacalles y que se ha podido llevar a cabo; también me acordé de como los socios y miembros del club se han dejado el alma, colaborando hasta el último momento, hasta el último suspiro: transportando el material a la recogida de dorsales, repartiendo dorsales desde el miércoles a pesar del intenso calor que pasamos, las fotos que nuestro incondicional fotógrafo se afana en plasmar y subir a Facebook para que todo el mundo se sienta identificado con la nocturna, organizando la llegada a pista, llevando el agua a los puntos de avituallamiento con 40ºC a la sombra, colocando la cartelería, montando los arcos de entrada, organizando el personal de cada tramo de carrera, colocando las vallas para impedir el acceso de los coches, en fin…..un sinfín de pequeños detalles que forman la tramoya y que sin el principal aval de nuestro club: los socios, sería imposible. Por todo ello, a cada paso de corredores, cada grito y aplauso de ánimo que la gente daba en cada tramo, cada pisada en Corredera, San Pedro o Arco del Triunfo sonaban a gloria, pues entre todos, actores y tramoya: Club, Socios, Instituciones, Patrocinadores, Participantes, hemos conseguido hacer de esta edición de la Nocturna Trotacalles Córdoba la popular con mayor número de corredores, con el recorrido más bonito y convertirla en reclamo turístico para la Ciudad de Córdoba.

¡GRACIAS A TODOS!